jueves, 1 de diciembre de 2011

El modelo de la marea en la recuperación en Salud Mental (Phil Barker)

Hace no mucho descubrimos a Phil Barker, enfermero psiquiátrico, psicoterapeuta, filósofo y catedrático por la universidades de Newcastle y Dundee. Autor de numerosas publicaciones, le debemos el llamado modelo de la marea, que nos ha parecido del máximo interés y al que queremos dedicar hoy nuestra entrada. Barker habla acerca del mismo en diferentes escritos y ha sido recogido en obras como Modelos y teorías en enfermería. Nuestra compañera Raquel Hormiga ha escrito un brillante resumen acerca del mismo, que, con mínimas adaptaciones, recogemos a continuación, con nuestro agradecimiento por su permiso para usarlo. 

El modelo de la marea es un método filosófico para la recuperación en salud mental. No es un método de asistencia o tratamiento de la enfermedad mental. El modelo de la marea es una visión específica del mundo que ayuda a la enfermera a empezar a comprender qué puede significar la salud mental para una persona en concreto y cómo se puede ayudar  a la persona para definir y empezar el complejo y exigente viaje de la recuperación. Se basa en la teoría del caos, el flujo constante, las mareas que van y vienen y muestran patrones no repetitivos, aunque se mantienen dentro de unos parámetros delimitados. En esta perspectiva, pequeños cambios pueden crear cambios imprevisibles. La teoría del caos sugiere que existen límites a lo que podemos saber, y Barker invita a las enfermeras a dejar la búsqueda de la certeza, abrazando en su lugar la realidad de la incertidumbre.

Una característica clave de la práctica de la enfermería de Barker ha sido la exploración de las posibilidades de relaciones colaboradoras genuinas. Desarrolló un interés por el concepto de “cuidar” personas, aprendiendo que la relación profesional-persona podía ser más mutua que la relación original enfermera-paciente definida por Peplau.

El modelo de la marea es un grupo de 10 compromisos que son la brújula metafórica para el profesional. La experiencia del distrés mental siempre se describe en términos metafóricos. El modelo de la marea emplea metáforas universales y culturalmente significativas asociadas al poder del agua y del mar, para representar los aspectos conocidos del distrés humano. El agua es “la metáfora central de la experiencia vivida de la persona…y el sistema de cuidados que se automodela la persona con la ayuda de la enfermera” (Barker, 2000).

La vida es un viaje realizado en un océano de experiencias. Todo desarrollo humano, incluidas las experiencias de la salud y la enfermedad, comporta descubrimientos realizados en ese viaje a lo largo de experiencias. En momentos críticos del viaje, las personas pueden sufrir tempestades o piratería. El barco puede empezar a hacer agua, y la persona puede tener que hacer frente a la perspectiva de ahogarse en su distrés o estrellarse entre las rocas. Es como si hubieran sido abordados por piratas y les hubieran robado algo de su identidad humana. Es como si hubieran desembarcado en una playa remota, lejos de casa y alejados de todo lo que conocen y saben. Todas las personas en estas circunstancias necesitan, en primer lugar, un refugio seguro, de forma que puedan retirarse para empezar el trabajo de reparación necesario en el barco de sus vidas. Cuando se han acostumbrado de nuevo al movimiento del barco y han recuperado su confianza para volver a navegar en el océano de su experiencia, las personas tienen que empezar la completa y desafiante tarea de trazar el mapa de sus recuperaciones. Esta metáfora ilustra muchos de los elementos de la crisis psiquiátrica y las respuestas necesarias a esta situación humana difícil.

Tempestades es una metáfora para los problemas de la vida; piratería evoca la experiencia de una violación o asalto del yo que puede producir un distrés grave. Muchos usuarios describen la naturaleza arrolladora de la experiencia del distrés como algo parecido a ahogarse y, con frecuencia, acaba en un naufragio metafórico en las costas de una unidad psiquiátrica de pacientes agudos. Un rescate psiquiátrico adecuado debe parecerse a un salvavidas, y debería llevar a la persona a un puerto seguro donde pueda realizarse el trabajo de reparación humana necesario.

La enfermedad mental desautoriza, y las personas que presentan cualquiera de las miles de amenazas a sus identidades personales o sociales, comúnmente denominadas enfermedad mental o problemas de salud mental, experimentan una amenaza que los hace humanamente vulnerables. Sin embargo, muchas personas están lo bastante sanas como para poder actuar por sí mismas e influir constructivamente en el sentido de sus  vidas. La recuperación es posible, y las personas tienen los recursos personales e interpersonales que permiten su proceso de recuperación.

El modelo de la marea destaca la importancia central de: desarrollar el conocimiento de las necesidades de la persona a través de un trabajo en colaboración, desarrollar una relación terapéutica a través de métodos diferenciados de delegación de poder activo, establecer la enfermería como un elemento educativo en el centro de la intervención interdisciplinaria y la búsqueda de soluciones, resolución de problemas y promoción de la salud mental a través de intervenciones narrativas.

El trabajo de la enfermera comienza construyendo un puente entre la persona y ella, de forma creativa, para llegar a la persona cruzando las aguas turbias del distrés mental en el proceso. Y el potencial para recrear, reescribirlo o reconstruir la historia con personas asistidas radica en el diálogo. Disfrutando con las infinitas posibilidades del diálogo interpersonal, se descubren las experiencias de sus propias vidas, con fortalezas y recursos (no tanto centrado en los problemas), pero que pueden necesitar ser descubiertos. Entramos en la búsqueda de la historia personal y ayudamos a crear una narrativa coherente, respetuosa con el lenguaje diario, el lenguaje natural de la persona.  La persona incluye quién es, cuál ha sido su experiencia, qué necesita la persona de la enfermera y cómo progresar a través de su historia y crear una historia de recuperación.

Una característica definitoria de este modelo es el énfasis en la narrativa de la persona a través de su propia voz.

También es una reestructuración significativa de la imagen de la persona cuidada y el verdadero objetivo de la enfermería. Requiere ánimo y creatividad para desaprender nuestros modelos basados en el déficit y el concepto de la enfermera experta.

Los estudios demostraron que los profesionales y las personas cuidadas querían enfermeras que se relacionaran con las personas de forma diaria y cotidiana. Que las enfermeras deben responder sensiblemente y con frecuencia a las fluctuantes necesidades humanas de las personas y sus familias.

Las estrategias incluyen ser respetuosos con el conocimiento y la experiencia de las personas sobre su propia salud y enfermedad, situando a la persona como eje director de la interacción, buscando permiso para explorar la experiencia de la persona, valorando la contribución de la persona, tener interés por la forma como valida la persona su experiencia, hallar un lenguaje común para describir la situación, evaluado y revisado conjuntamente, y alentando la esperanza a través del diseño de un futuro realista.


PARA LANZARSE A NADAR Y EMPEZAR EL PROCESO DE COMPROMISO TENEMOS QUE CREER QUE:

  • La naturaleza total del ser humano está representada por el plano físico, emocional, intelectual, social y espiritual.
  • La recuperación es posible. 
  • El cambio es inevitable; nada es duradero.
  • En última instancia, las personas saben qué es lo mejor para ellas.
  • Las personas poseen todos los recursos que necesitan para empezar el viaje de recuperación.
  • La persona es el profesor, y nosotros, los ayudantes, los alumnos.
  • Tenemos que ser creativamente curiosos, aprender qué debe hacerse para ayudar a la persona ahora.



PRINCIPIOS:

Curiosidad: la persona es la autoridad principal en el mundo de su vida.

Recursos: centrarse y trabajar con los recursos de la persona: recursos individuales, recursos en la red interpersonal y social.

Crisis como oportunidad: señal natural de que debe hacerse algo; oportunidad para cambiar, tomar una nueva dirección en la vida, revisar la vida.

No pensar demasiado: los objetivos iniciales son pequeños y específicos (frente al punto final del proceso del cuidado).

Elegancia: la intervención más simple posible para que los cambios necesarios arranquen (frente a intervenciones muy complejas, a múltiples niveles).




LOS 10 COMPROMISOS: VALORES ESENCIALES DEL MODELO DE LA MAREA

Valorar la voz: es la voz de la experiencia, en el relato está el distrés de la persona y la esperanza de la resolución. La historia del viaje de la recuperación y todos los planes de cuidados que lo apoyan, debería escribirse en la propia voz de la persona.

Respetar el lenguaje: no hay necesidad de colonizar la historia de la persona sustituyéndola por el lenguaje con frecuencia arcaico, feo y raro de la psiquiatría, la jerga de la psicología popular o las ciencias sociales. Las personas ya tienen su propio lenguaje y es el más potente para describir, definir y articular su experiencia personal.

Desarrollar la curiosidad genuina: curiosidad por comprender mejor al narrador y la significación humana de la historia no desplegada de la vida, ya que la persona escribe la historia de su vida, pero no debe confundirse con un libro abierto.

Llegar a ser el aprendiz: la persona es el experto mundial en la historia de su vida. Podemos empezar a comprender algo del poder de esa historia, pero sólo si nos aplicamos con diligencia y respeto a la tarea de convertirnos en el aprendiz.

Revelar la sabiduría personal: una de las principales tareas para quien ayuda es contribuir a revelar la sabiduría de la persona al escribir la historia de su vida, que se utilizará para respaldar a la persona y guiar el viaje a la recuperación.

Ser transparente: para ganar la confianza de la persona se ha de ser transparente en todo momento, ayudando a la persona a comprender qué se está haciendo y por qué. Así se consigue el tener ganas de hacerse confidencias.

Utilizar el equipo de herramientas disponible: la historia de la persona contiene numerosos ejemplos de lo que ha funcionado o puede funcionar en esta persona. Son las principales herramientas que tienen que utilizarse para desbloquear o crear la historia de la recuperación.

Trabajar un paso más allá: el cuidador y la persona trabajan conjuntamente para crear una apreciación de lo que tiene que hacerse ahora. El primer paso es crucial, mostrando el poder del cambio y apuntando hacia el objetivo final de la recuperación.

Dar el don del tiempo: no hay nada más valioso que el tiempo que pasan juntos el cuidador y la persona. La cuestión es cómo utilizar ese tiempo.

Saber que el cambio es constante: la tarea del profesional es dar a conocer que se está produciendo el cambio y cómo puede utilizarse este conocimiento para que la persona deje de estar en peligro y sometido al distrés, y se oriente hacia la recuperación.


BASES TEÓRICAS

1.    El principal objetivo terapéutico en el cuidado de la salud mental está en la comunidad. Al final, el objetivo del cuidado de la salud mental es devolver a las personas a ese océano de experiencia para que puedan continuar en su viaje de vida.

2.   El cambio es un proceso constante, continuo.  Uno de los principales objetivos de las intervenciones utilizadas en el modelo es ayudar a las personas a desarrollar una concienciación  de los pequeños cambios que, en última instancia, tendrán un gran efecto en sus vidas.

3.    La delegación de poder está en el centro del proceso de cuidar. Las enfermeras ayudan a identificar cómo hacerse responsables de sus vidas, y de todas sus experiencias relacionadas.

4.  La enfermera y la persona están unidas (aunque de forma transitoria) igual que los bailarines en un baile. Esto tiene implicaciones no sólo sobre lo que sucede en la relación, sino también por el tipo de apoyo que las enfermeras pueden necesitar de otros para mantener la integridad del proceso asistencial.


PERSONA EN TRES DIMENSIONES

El mundo, el yo y los demás:

La dimensión del mundo se centra en la necesidad de las personas de ser comprendidas y de tener validadas sus percepciones. Se realiza una valoración centrada en la experiencia de la persona, que ofrece la oportunidad de conocer los problemas o necesidades actuales de ésta. Así sabemos qué recursos en la vida de la persona ayudarán a resolver problemas  o cubrir las necesidades y qué necesidades deben cubrirse para que se produzca un cambio.

La dimensión del yo se centra en la necesidad de la persona de seguridad emocional y física. Una valoración estudia esta necesidad de seguridad, y se traduce en un plan que identifica el apoyo necesario para garantizar la seguridad personal y disminuir el riesgo de daño al yo o a los demás.

La dimensión de los demás estudia el tipo de apoyo y los servicios que la persona necesita para vivir una vida normal. El equipo de trabajo interdisciplinario destaca en esta dimensión, ya que se incluyen intervenciones específicas médicas, sociales o psicológicas, al igual que elementos necesarios para la vida diaria: economía, vivienda y otros determinantes de la salud. La familia, los amigos y otros seres importantes también ocupan un lugar en esta dimensión.


ESTE MÉTODO, CENTRADO EN LA PERSONA, COMPORTA HACER LAS SIGUIENTES CUATRO PREGUNTAS:

1.    ¿Por qué? ¿Por qué ahora? ¿Por qué la persona presenta esta dificultad concreta ahora y qué debe hacerse para estudiar el problema?

2.   ¿Qué funciona? El objetivo del modelo de la marea es descubrir qué ha funcionado antes en la persona y qué puede funcionar en un futuro inmediato.

3.    ¿Qué es la teoría personal? ¿Cómo comprende o explica la persona su problema actual?

4.    ¿Cómo limitar las restricciones? ¿Qué puede hacer la enfermera y cuánto puede hacer la persona  para que se produzca el cambio terapéutico, utilizando las intervenciones menos restrictivas?



CUIDADO CONTINUADO

Mediante el cuidado, las personas pueden necesitar cuidados agudos o inmediatos, transicionales o de desarrollo.

El cuidado práctico, inmediato, se centra en buscar soluciones a los problemas de la persona a corto plazo, y se centra en qué necesidades deben cubrirse ahora. Las personas entran en cuidado continuo cuando presentan una crisis inicial de la salud mental, entrando en el sistema, o cuando se produce una crisis en personas ya familiarizadas con el sistema.

El cuidado transicional se centra en el desplazamiento de la persona de un entorno a otro, en forma de cuidado. Aquí es muy importante las relaciones de enfermería con los colegas y asegurar la participación de la persona en dicha transferencia.

El objetivo del cuidado del desarrollo es una intervención terapéutica o un apoyo más intenso y a más largo plazo.


Comunidad internacional del modelo de la marea:   http://www.tidal-model.co.uk


RESUMEN

El modelo de la marea se desarrolló para la enfermería psiquiátrica en unidades de agudos con el fin de obtener un modelo más flexible de recuperación de la salud mental en cualquier disciplina. Destaca formas de delegación de poder del compromiso, la importancia de la experiencia vivida y una apreciación del potencial para la curación que radica en reescribir la propia historia o narrativa.

El modelo de la marea ofrece una orientación centrada en la solución y basada en la narrativa. Describe cómo las personas pueden llegar a apreciar de forma diferente, quizá mejor, su propio valor y el valor único de su experiencia. El modelo de la marea abre nuevas posibilidades a las personas. Las enfermeras han de ser conscientes del desafío de cambiar con los 10 compromisos para someterse al cambio y crecer y desarrollar, al representar la esencia del modelo de la marea.




6 comentarios:

  1. ¡Cuánto sigo aprendiendo con vosotros, chicos! Gracias!

    PD: Amaia, no te olvides de mandarme los mails!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicidades por la entrada (a Raquel también) llevamos tiempo hablando sobre este peculiar profesional y por su Modelo de las Mareas en Salud Mental. Nos gusta su enfoque casi poético en el que la persona está en el centro y los profesionales no son los protagonistas sino que son "colaboradores" en el proceso de recuperación, y nos gusta especialmente que sea un modelo de cuidados que sea "de verdad". No se ha quedado en el papel y ya hay numerosas experiencias en diferentes países donde se ha llevado a la práctica, no en vano no es un modelo nuevo ya que su primer desarrollo se realizó en el 97.
    Lástima que nuestro pobre inglés nos limite a la hora de profundizar en sus escritos.
    César.

    ResponderEliminar
  3. He vivido lo exactamente opuesto a este modelo, para mi mayor tristeza y derrumbe. Podéis leer acerca de mis experiencias en http://anacliticas.blogspot.com.
    Saludos y gracias!

    ResponderEliminar
  4. muy interesante. Os marcaré como FAVORITOS. Gracias por aportar claridad.

    ResponderEliminar
  5. Lo he leido en la página oficial:
    Tidal rejects the traditional psychiatric idea that professionals can know more about the person, and the person'life, that the person her o himself. The person is always the expert! We need to help the person use this the expert status to make discoveries in life about life, and to use these discoveries as part of living a MEANINGFUL AND FULFILLING LIFE.

    La verdad es que no se entiende...el inglés si..¿la idea es que el profesional de enfermería si tiene el conocimiento y por tanto es más experto y sabe cómo guiar en esos descubrimientos?...¿Y eso por qué? ¿quén decide que es un experto marinero que sabe guiar en las tempestades/enfermedades mentales??
    La idea que se transmite de la psiquiatría es muy antigua..
    A mi todo me parece puro sentido común escrito en un cierto lenguaje poético..
    Tal como lo cuentan quizás deberíamos irnos los de salud mental y dejar nuestro trabajo en manos de poetas..
    Con todo, a mi no podrían ayudarme, yo soy más de la vida como camino ..y hacer camino al andar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Excelente aplicación del autor del modelo constructivista a la relación terapéutica.

    Muchas gracias por compartir estas invalorables líneas!

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar